versi�n espa�ola   Version Française   English Version
  Biograf�a   El libro   Conferencias   Newsletter   Medios
Versione Italiana   Version NL   Deutsch Version

Casos concretos

  Necesidad de trabajar para existir  
 

La Sra. F.T. de 35 a�os es muy madrugadora. Se acuesta la ultima, se levanta haciendo las tareas domiciliarias: planchar, limpiar etc. Despu�s empiezen las actividades profesionales, hace reuniones de reflexi�n para grupos y es socio de honor en un club de deporte. �Pero c�mo es que nunca esta cansada? �C�mo hace?

La Sra. F.T. simplemente tiene en ella un programa nefasto de miedo que solamente puede superar con un desbordo de actividades.
El movimiento la hace existir.

El seguimiento somato-emocional nos permitir� descubrir que, en su blanda juventud, la Sra. F.T. ayudaba a menudo a su madre y que en ella, el ni�o que permanec�a sentado y no ayudaba, era un perezoso.

R�pidamente reaccion� y para evitar de ser rechazada, excluida, exiliada, trabaj� tanto y m�s, buscando as� un reconocimiento bien merecido.
Sabe porqu� ha instalado esta compensaci�n y ahora puede tomar distancia y hacer algo para ella y para placer y no por compensaci�n.

"; ?>
 
     
  Soriasis…  
  La Sra. H.F., 50 a�os, que consulta para un problema soriasis.

Lesi�n C4 = c�lera
Lesi�n D1 = miedo de perder, luto

Durante la sesi�n somato-emocional, la paciente establece claramente la relaci�n entre su psoriasis y esta c�lera que guarda en ella asociada a la incapacidad de hacer el luto.

Sus crisis de psoriasis comenzaron cuando acog�a a un ni�o en su domicilio, hace un a�o y medio.
Perdi� a una muchacha que muri� hace 21 a�os a ra�z de una leucemia.
La enfermedad ha durado un a�o.

A�n no hab�a hecho realmente el luto de su hija, cre�a que eso se regulaba, pero su cuerpo y su subconsciente hab�an decidido lo contrario.

Para poder empezar una relaci�n de madre con este nuevo ni�o, deb�a en primer lugar realizar el luto de su hija.
cuerpo reaccion� en la c�lera y la muerte y desencaden� una crisis de soriasis.

La recepci�n de este ni�o devolvi� emocionalmente la Sra. H.F. en el mismo estado que despu�s de la muerte de su hija. Ponerse de nuevo en el contexto de madre la indujo autom�ticamente en la experiencia de muerte y c�lera.
Para abrir un libro nuevo, es necesario cerrar el precedente.

Para poder hacer el luto de su ni�o, la Sra. H.F. se podr� imaginar que la existencia de su hija, que se limit� a 11 a�os sobre esta tierra, fue seguramente bien m�s enriquecedora que la existencia de algunas personas que "viven" a veces 90 a�os sin aportar algo de muy significativo. .

La misi�n, el camino de su peque�a hija se limitaba quiz�s bien en el tiempo y se puede decir, -como esta pareja que perdi� a un ni�o de 22 meses y que daba prueba que su beb� los hab�a hecho progresar-, que la hab�a dado lo que ning�n ser humano la hab�a dado quizas nunca en mil de a�os de vida. Que su hija realiz� su obra, que su camino dur� once a�os.

"; ?>
 
     
  Denegaci�n de s�...  
 

B.M. 63 a�os, sufre de cervicalgias, dorsalgias, dolores sacroiliaques.

Lesi�n Etmoidal = se deval�a a
Lesi�n C4 = culpabilidad
Lesi�n C2 = denegaci�n de s�
Lesi�n D 10 = p�rdida territorio
Lesi�n D1 = miedo de atrever, vivir, de faltar, no gustarse
Lesi�n sacroiliaque = miedo de atrever
Lesiones costales 3 4 5 = desvalorizaci�n, no a la altura...

La Sra. B.M. naci� despu�s de que su madre haya tenido un parto falso, perdiendo un peque�o muchacho quien se hubiera llamado Michel.
Cuando pregunto a su madre porqu� la llamaba siempre ` Mich', la respondi� que era el nombre que quiso dar al ni�o muerto.

No se sinti� aceptada como muchacha y para compensarlo, se convirti� en una super-muchacha: perfecta, dom�stica, modista, ni�era, sacrificando su infancia por el placer de su madre.

Sirvi� en el sentido de una que serv�a y no sirvi� en el sentido de existir.
Ser �til puede tambi�n imaginarse como ser utilizado.

Tuvo una marcha espiritual muy cristiana y era el que serv�a del Se�or.
No era el canal espiritual.
Confundi� servir y servir, es decir, a ser.

Tuvo una falta de sujeci�n; no supo encontrar sus ra�ces. No supo vivir sedentariamente y no est� por casualidad si ha vivido a�os en un barco.

Va frecuentemente de vacaciones a Chartres y se dicta a menudo a la catedral y va a realizar el curso del laberinto para encontrar mejor su centro.

La Sra. B.M. se alivia progresivamente y proyecta comprar una casa y afianzarse, ya que comienza a creer en ella y a encontrar un sentido a su existencia .

"; ?>
 
     
  Hab�is dicho hiperkin�tico???  
  J.B. 10 a�os, es un ni�o que se mueve sin paro, no puede permanecer en lugar y se lo calificar�a a menudo de hipert�nico.
Est� siempre dispuesto a hacer un favor, a hacer placer con tal que haya del movimiento.
Se encuentra en una sesi�n, a trav�s del primer dorsal, el miedo de morir y el movimiento incesante es la mejor prueba de vida que puede obtenernos J.B.

Su madre se acuerda que en el embarazo, a menudo se ha preocupado cuando el beb� no se mov�a, ella tem�a que se haya muerto.
J.B. mu�vase pues sin paro para probar que vive y tranquilizar a su madre. No es pues hipert�nico, sino solamente hiperprotectora para su madre.

"; ?>
 
     
  C�lera …  
  La c�lera es una emoci�n vinculada a la cuarta v�rtebra cervical.
Es muy mala consejera y utilizarlo en confrontaciones juega siempre a la desventaja del usuario. Aunque se tiene raz�n, la utilizaci�n de la c�lera en negociaciones vuelve al �rbitro parcial y desequilibra los intercambios.
Si se quiere eliminar la c�lera, es preferible pasar por medios pac�ficos y se podr�a representar la c�lera por un bolso de arena de cinco kilos que se deben eliminar sin hacer demasiado da�os. Tres soluciones inmediatamente se ofrecen nosotros.

  • La primera consiste en lanzar este bolso de arena para quitarse (imagin�ndose que se lo lanza por la ventana) al riesgo que alg�n el ella reciba sobre la cabeza y resulte herido.
    Es un poco lo que pasa cuando se expresa brutalmente su c�lera y que el interlocutor se siente atacado. Esta actitud ser� nunca una actitud justa ya que se deber� la c�lera a un exceso de presiones. Mal el que se pone en c�lera siempre se juzgar�, aunque tiene raz�n y la violencia le har� perder, si no todo, en cualquier caso una parte de su combate.


  • El segundo consiste en guardar este bolso de arena en su bolsillo interior y en ir as� hasta que las prendas de vestir y a continuaci�n el cuerpo est�n deformadas.
    Eso corresponde a la gente que conserva su c�lera hasta la somatizaci�n (psoriasis, eczema, acn�). Guardan en ellos estas tensiones que el cuerpo exteriorizar� en forma de enfermedades dichas psicosom�ticas .
    Esta soluci�n a pesar de su frecuencia me parece poco aconsejable.


  • La tercera soluci�n consiste en evacuar esta c�lera simplemente, sin ning�n alboroto, sin herir nadie, con una sabidur�a perfecta.
    Este bolso de arena, se va simplemente a colocarlo en bolsillo y se va a perforar el bolso y el bolsillo y se va a ir mucho tiempo. Se dejar� la arena pasarse lentamente a lo largo de la pierna y los millares de peque�os granos caer�n sin molestar nadie y sin que se se d� cuenta .
    Al final del paseo, el bolso de arena ser� vac�o y nadie se habr� dado cuenta de nada.
    Este m�todo requiere una sabidur�a y un control evidente.
    Requiere de antemano una eliminaci�n de los sufrimientos relativos a los choques incurridos. Si este sufrimiento desaparece, es entonces muy f�cil tomar del retroceso con relaci�n a esta c�lera y los informes son directamente bien m�s f�cil.

parece evidente que esta tercera soluci�n es la mejor. Requiere una toma de retroceso gracias a la eliminaci�n de los sufrimientos se�alados en la memoria celular y de los tejidos org�nicos.

"; ?>
 
     
  C�lera e impotencia…  
  �El Sr. C V., 40 a�os, que a la edad de 12 a�os se domin� durante dos a�os por un grande de 17 a�os?
Se compadeci� a su madre que no lo tiene "entendido" y ha sido muy decepcionado y sobre todo sido incapacitado.
Ha desarrollado una c�lera enorme comparado con este "grande" que ahora (el paciente tiene 40 a�os) no deber�a demasiado en cruzar el camino del Sr. C.V.
Sino, �l tambi�n desarroll� una c�lera enorme contra su madre que no lo protegi� y le dej� vivir un calvario durante dos a�os.
Desde, este hombre tiene una jaqueca atroz y presenta actualmente se�ales de impotencia.
Esta impotencia resulta de la c�lera reprimida, que tiene hacia su madre y que transfiere sobre su mujer. La c�lera le impide vivir su par armoniosamente .
As� mismo en algunos pares, el momento de reconciliaci�n que sigue un conflicto es a menudo m�gico ya que se deja caer la c�lera para no perder serlo costoso quien tiene.
La buena energ�a del amor puede entonces tomar coloca despu�s de los momentos de crisis .
Pero si subsiste c�lera no expresada despu�s de muchos debates, la podr� parasitar los informes humanos al punto volver al socio impotente.
Este hombre quiere dominar a su mujer como habr�a querido dominar su madre y sobre todo el "grande" que lo martiriz�, pero como quiere encontrar su autoridad, su autonom�a, su potencial, en la c�lera, entonces pierde toda potencia y se vuelve impotente

Tendremos en cuenta tambi�n que el plexo consagrado est� en relaci�n con el plexo cervical y que la c�lera no expresada va a alcanzar la zona cervical.

Lesi�n C4 = c�lera
Lesi�n C5 = miedo de expresarse en relaci�n con el tiroides
Lesi�n maxilar = p�rdida de poder, vieja c�lera


Y el desequilibrio del tiroides puede desreglamentar el juego hormonal y perturbar el equilibrio sexual.
La c�lera y el apetito sexual est�n tambi�n en relaci�n con el sistema l�mbico hipot�lamo.

"; ?>
 
     
  Culpabilidad cuando nos tiene…  
  Sr. A.B., 29 a�os, casado, un ni�o, culpabilizado por los sentimientos envidiosos de su hermano y que por lo tanto no se atreve a no emprender nada en su vida mientras que se beneficia de un potencial extraordinario.
Es acomplejado por su peque�a estatura y se pregunta en qu� medida no ha crecido para no eclipsar a su hermano celoso.
Culpabilidad de crecer

Despu�s de toma de conciencia de estos frenos y eliminaci�n de los nudos de los tejidos org�nicos por el m�todo en enfoque somato-emocional, decide lanzarse en el medio HOSTELER�A (Hotel - restaurante - caf�) y desarrolla actualmente de manera muy pr�spera su ‘peque�o comercio’.
Es un gran restaurador ahora.

"; ?>
 
     
  Decir las palabras o decir los males…  
 

G.L. 37 a�os : qui�n sufre de gingivitis msubmaxilar desde hace algunos a�os.

Lesi�n D9 = miedo abandono, h�gado
Lesi�n D7 = conflictos familiares
Lesi�n D1 = miedo de perder, luto
Lesi�n C1 = que vuelven en cabeza
Lesi�n Mand�bula = rechazada c�lera, miedo de morder

El Sr. G.L. perdi� a su padre cuando ten�a dieciocho a�os a ra�z de un error m�dico.
El Sr. G.L. no quiso presentar denuncia mientras que ten�a las pruebas.
Se quiere a�n ahora hay sin cesar.
Se dice que abandon� cobardemente a su padre, ya que no lo veng�.
Injusticia no-regulada.
No pudo morder y el gingivite corresponde a los conflictos en las personas que tienen miedo de morder, de defenderse, hacer valer sus derechos.

Morder = Decir           Defenderse = Decir

"; ?>
 
     
  El miedo de perder, no de salvarse y el nacimiento.  
  El miedo de perder, no de salvarse, los ex�menes de paso.


Tras el nacimiento, es frecuente en los Estados Unidos que los osteopatos rearmonizan los cr�neos de los beb�s a ra�z de los distintos "traumatismos" perinatales como expulsionexpulsi�n a las f�rceps, a la ventosa o ces�rea.
Contabilizan las p�rdidas de movilidad y devuelven una actividad �ptima de los primeros momentos de la vida a�rea, extrauterina.
El hecho de amamantar en el seno permite tambi�n al beb� reorganizar el equilibrio en el cr�neo (cumple con observar el cr�neo que se mueve y el plegamiento de la piel de un beb� quien mama para ser convencido) por el movimiento de idas y venidas de la mand�bula (mand�bula inferior) que permite as� obtener a un buen due�o de crecimiento maxilar.

El feto que est� dispuesto a nacer est� en este t�nel donde progresa a la voluntad de las contracciones del bolsillo uterino que lo empujan hacia abajo, hacia el exterior y a la voluntad de la relajaci�n de los m�sculos del perineo (entre el ano y la vulva) que est� bajo la dependencia y el control de la madre.
Este t�nel, donde hace cada vez m�s claramente a medida que se salga se nos deje perplejo en cuanto a las analog�as posibles con los momentos duros de la vida, « estoy al cabo del t�nel, no veo el final del t�nel, al cabo del t�nel se encuentra la luz ».
�Ser�a el primer examen de paso, de todos los ex�menes de paso posteriores
Podemos comprender mejor entonces por qu� a algunos estudiantes por razones "INEXPLICABLES" pierden repentinamente sus medios f�sicos e intelectuales ante su copia o a su interrogador?

As� mismo el empleado ante su due�o, el independiente ante las cargas administrativas que lo minan, el profesor o el profesor ante la clase de alumnos insolentes o de perturbadores, el hombre de negocios ante el tiempo que va demasiado deprisa (se habla tambi�n de pasillo del tiempo) y que no controla ya los par�metros de su �xito (riesgos de infarto: las arterias coronarias que son peque�os pasillos donde la sangre arterial circula para abastecer, en red paralela, el coraz�n. Cuando estos "peque�os pasillos" se tapan se asiste a un rellenado de tejidos card�acos que dependen y en consecuencia al infarto del miocardio.)

Vivimos distintos pasos (ex�menes de paso a la escuela, el matrimonio, los pasos para peatones en las metr�polis, las mudanzas, la muerte).

�El objetivo de este enfoque ser�a limpiarnos de los miedos absorbidos en la vida intrauterina y en este primer paso que es el nacimiento para poder mejor vivir los siguientes, en particular, y el �ltimo, es decir, la muerte, serenamente y en toda potencia?

El objetivo de la vida, es eliminar todas estas peque�as "muertes" (miedos) que nos impiden de vibrar, de ser en comuni�n con s� mismo.

La distancia s� s� debe ser nula si se quiere comulgar con s�.
Si esta distancia es nula, entonces se est� bien por todas partes, se vibra por todas partes.

Algunas personas deben ir bien lejos, de vacaciones.
La distancia que recorren es a menudo igual a la que la separa de ellos mismos.

Los s�ntomas vinculados a la lesi�n de la primera v�rtebra dorsal D1, son m�ltiples, pero significativos y bien espec�ficos.

La sensaci�n de estar "agotado", "en la luna", cansado permanentemente.
Dispersi�n de la fuerza, el despertar, la atenci�n, de la vigilancia.
La ma�ana se se despierta a�n m�s cansado que la noche, antes de haber sido dormir.
Dificultades de comienzo. Cuanto m�s se duerme, m�s se est� cansado.
Los ojos est�n cansados, los p�rpados son pesados como puertas de garaje, la nariz se tapa constantemente y se tiene deseo de salir para respirar un buen soplo de aire fresco.
Se se tiene la impresi�n de ser all�, sin es.
P�rdida de concentraci�n, p�rdida de memoria.
Cuando se lee un libro, no se sabe ya, llegado a la tercera p�gina, lo que se le�a a la primera p�gina.
Est�rter dif�cil.
Cuando la m�quina se lanza, dif�cil detenerlo, pero el m�s dif�cil, es el comienzo.

TENER DESEO, voluntad pero no hay FUERZA.

El matiz con el estado depresivo es importante ya que el deseo existe. Si el individuo que prueba esta sensaci�n de cansancio excesiva se pone en movimiento, entonces funciona bien.
Su solo problema es que al menor paro, el "motor" se detiene.
Como el adolescente, al sem�foro, que pone gases a su velomotor, sin paro, por temor a que el motor se detenga.

"; ?>
 
     
  LesLos resultados escolares…  
  S.L. de 14 a�os que viene con su madre y que se presenta bajo un look de "looser" (perdedor).
El cabello graso, los hombros en rotaci�n hacia el frente, la columna dorsal arqueada.

Lesi�n del primer dorsal D1.

Este adolescente vino por primera vez en noviembre.
En junio del mismo a�o escolar, el titular de la clase felicitaba al ni�o y dec�a a la madre
« �l ya no tuvo alumno como �l desde hace veinte a�os ».

S.L. ten�a simplemente el m�ximo o el 90% a las distintas materias estudiadas y solamente un alumno hab�a conseguido este resultado, veinte a�os antes.

Numerosos son los estudiantes que vuelven de nuevo cada a�o, hacia el mes de febrero marzo para venir a prepararse a este per�odo antes de los ex�menes.

�Ritual, necesidad de confianza, placebo?

El principal es el resultado y cuando se estudia m�s r�pidamente y sobre todo que se retiene su materia y tambi�n que se la comprende, los comentarios siguen siendo superfluos.

Conseguir sus estudios, es conseguir sus elecciones de vida tanto poseer sus medios en el momento en que se deben pasar estos ex�menes

No es porque debi� vivir el miedo de perder a su nacimiento que se ve obligado a sufrirla toda su vida.

Se puede tambi�n desprogrammarlo.

"; ?>

top